lunes, 27 de octubre de 2008

AIRES DE RENOVACIÓN Y DE UNIDAD, JUNTO A LA EXIGENCIA DE CAMBIOS, EN LA ASAMBLEA EXTRAORDINARIA DE IURM


Convocada para elegir los doce delegados y delegadas que, junto a los elegidos por las comarcas, han de acudir a Madrid, la lista alternativa obtuvo un significativo porcentaje de apoyo.

Diego Jiménez/Murcia.- Tras los últimos comicios generales, es sabido que la coalición Izquierda Unida atraviesa malos momentos, pese al casi un millón de votos que expresaron su apoyo a esta fuerza política en las urnas. Un solo diputado por Madrid, al que se suma el obtenido por Iniciativa per Catalunya-Els Verts (ICV), es la representación parlamentaria de la coalición en las Cortes, razón por la que se abrió un amplio debate en el seno de esta formación política que ha conducido en los últimos días a la dimisión de su coordinador general, Gaspar Llamazares, en medio de un proceso conducente a la próxima IX Asamblea Federal de la coalición, a celebrar a mediados de noviembre en Rivas Vaciamadrid. La Asamblea extraordinaria para la elección de los 12 delegados y delegadas por la Región de Murcia que han de ir a Madrid, a añadir a las doce personas ya elegidas en las distintas comarcas de la Región, se celebró el pasado sábado, día 25 de octubre, en Molina de Segura.

Sensaciones vividas en primera persona

Es difícil para este cronista, habituado a narrar los hechos desde la necesaria objetividad y distancia exigida a quien ha de transmitir, ante todo, información veraz, no dejarse llevar por el apasionamiento y por cierta carga subjetiva, por cuanto tuve el honor de que un determinado número de compañeros y compañeras de algunas localidades y comarcas me eligiesen para encabezar una de las candidaturas que concurrían para la elección, por la Asamblea, de los doce delegados y delegadas que han de concurrir a la IX Asamblea Federal de Madrid.

Asistir a los debates de un proceso como éste constituye un motivo de ilusión, no exento de la responsabilidad que supone ser una más de las personas que han de contribuir nada más y nada menos que al intento de salvar del naufragio a una nave, IU, afectada de varias vías de agua que amenazan con su hundimiento. Y esa situación se masticaba en el salón de actos del IES “Vega del Thader” de Molina de Segura en la mañana del pasado sábado. A primeras horas de la mañana se habían acreditado 124 delegados y delegadas, de los 150 llamados a participar en los debates. Elegida la mesa, la presidenta, Esther Herguedas, procedió a la apertura de la Asamblea que iba a proceder, en primera instancia, tras las palabras de salutación del coordinador general José A. Pujante, a oír las voces de los portavoces de las distintas comarcas, a saber, Manuel, por el Noroeste de la Región, Juan José Cánovas, por el Guadalentín, María Martínez “May”, por la Vega Media, Esther Herguedas, por Murcia, y Rocío Val, por el Altiplano, que, con distintos matices, insistieron en la necesidad de esta Asamblea Federal para proceder a la refundación de IU sobre nuevas bases.

Posteriormente, los portavoces de los tres documentos sometidos a votación subieron a defender sus textos. Javier Alcázar, hasta ahora responsable federal de Empleo, defendió el primer texto, el titulado “Por un proceso constituyente para una Izquierda Unida abierta”; Víctor Domínguez, de la organización del País Valenciano, el segundo, “Por una izquierda anticapitalista, republicana, federal y alternativa, organizada como movimiento político y social. República, Estado federal y socialismo”, mientras que Josep Nuet, coordinador de la Comisión Unitaria constituida en Madrid para preparar la IX Asamblea, fue el encargado de exponer el tercer documento, el titulado “Creemos en el futuro de Izquierda Unida. Convocatoria abierta al conjunto de IU”. La defensa de la enmienda a la totalidad, un documento de síntesis de las tres ponencias presentadas a debate, texto titulado “Documentos integrados. Por la unidad y democracia participativa”, corrió a cargo de Manolo Martínez, de Cieza, y David Hernández, de Molina de Segura, quien puso especial énfasis en que la renovación y las nuevas formas de hacer política que defendía el texto se concretaban en el retiro a segundo plano de personas que anteriormente habían ocupado puestos de responsabilidad institucional, lo que podía quedar demostrado en que él mismo, ex concejal de Molina de Segura y antiguo miembro de la dirección regional, acudía a la asamblea como invitado, y además renunciaba a postularse como delegado para la IX Asamblea Federal a favor de nuevas incorporaciones, actitud que también adoptaron otros conocidos responsables políticos como Juan José Cánovas, también defensor del texto, que años atrás llegó a ostentar una tenencia de alcaldía en el municipio de Totana y actualmente es miembro destacado de la dirección regional.

Tras las respectivas defensas, se procedió a votar en primer lugar la enmienda a la totalidad, el documento de síntesis que, nacido en la Vega Media, había recibido el apoyo de distintas agrupaciones comarcales. Realizada la votación, este documento obtuvo 48 votos a favor, 57 en contra y 9 abstenciones, esto es, el 42,1% de apoyo. Posteriormente, se pasó a votar el resto de textos, alcanzando el documento político número dos, el titulado “Por una izquierda anticapitalista, republicana, federal…”, un total de 63 votos, es decir, el 50,8% de apoyo de las personas acreditadas, y votos poco significativos (uno o dos) para los otros dos documentos presentados, aunque cabe señalar que sus ponentes renunciaron a pedir el apoyo a sus documentos a favor de la propuesta de integración salida de la Vega Media. Las diferencias, pues, entre la enmienda a la totalidad y el documento mayoritario no eran abismales, lo que expresaba el deseo de un sector significativo de la Asamblea de que se caminara por un proceso de unidad. Deseo expresado momentos antes de la votación por Manolo Martínez, de Cieza, quien ofreció la posibilidad de configurar una lista unitaria si el documento de síntesis obtenía la mayoría. No fue posible, por el apoyo recibido, razón por lo cual, en la sesión de la tarde, tras algunos intentos negociadores de llegar a una solución de compromiso que no fructificaron, se llegó a la votación de dos listas.

Hubo intentos de llegar a una lista unitaria

La negociación previa a la confección de las dos listas giró en torno a la siguiente propuesta lanzada por el compañero David recogiendo las opiniones de varias agrupaciones y sensibilidades locales, la tarde anterior a la Asamblea, a personas integrantes de distintas sensibilidades presentes en la misma. Con el título “Posición de la candidatura por la unidad, la renovación y la democracia participativa”, en síntesis esa propuesta unitaria expresaba que

“la aceptación de la candidatura supone la asunción del compromiso de establecer como objetivo prioritario de los delegados la defensa en Madrid del documento político de integración. Este compromiso supone una postura de consenso en torno a tres principios fundamentales: unidad, renovación y democracia participativa. Unidad, pero no desde arriba para que nada cambie, sino desde abajo para que el cambio sea una realidad protagonizada por la militancia; renovación, sin desquites ni juicios personales, pero desde la convicción de la necesidad de renovar en profundidad el ejercicio de las responsabilidades para evitar las rivalidades del pasado; y democracia participativa, no como una especulación teórica que adorne los discursos, sino como una práctica real que suponga un cambio cualitativo en la forma de organización de IU a partir del cual sea su propia militancia la que decida sobre su futuro”.

El escrito de David Hernández añadía además:

“Como compromiso con la renovación, y una demostración palpable de nuestra voluntad de ceder para alcanzar acuerdos, los compañeros Juan José Cánovas, Manolo Martínez y David Hernández apoyarán la candidatura pero renuncian a ser electos delegados a Madrid. Desde la autoridad que nos da este compromiso, exigimos que el resto de los delegados elegidos sean compañeros y compañeras que vayan a Madrid por primera vez”.

El término “exigimos”, que figura en una sola ocasión, fue esgrimido por los compañeros y compañeras presentes en la negociación como principal impedimento para llegar a una candidatura de unidad. El escrito continuaba diciendo:

“Apoyamos que el compañero Pujante sea una excepción a lo anterior, en virtud de que la posición del coordinador general en la cabeza de la candidatura podría reforzar la imagen de unidad de la Región en torno a estos principios. Si Pujante declina la oferta, se elegirá a otro candidato o candidata de consenso. Esta candidatura de delegados, por consiguiente, no es la candidatura de ninguna de las tres tendencias políticas que respaldan los documentos oficiales, aunque sus integrantes a título personal puedan sentirse identificados con una u otra tendencia. El objetivo de sus integrantes es ir a Madrid a defender lo que se postula en el primer párrafo largo de este documento (o sea, nuestra enmienda del documento político integrado, y los principios que la informan de unidad, renovación y democracia participativa). Se trata de llegar a Madrid con una posición común de la Región de Murcia, y desde luego, no de salir cada uno disparado en cuando el autobús llegue a Rivas para ponerse al servicio de la consigna de los líderes de las distintas familias. El compromiso es de actuar con una sola voz, de realizar reuniones comunes, de formar, en suma, una delegación. Si de lo que se trata es de pastelear una lista de nombres para cuando estemos en Madrid dividirnos no estamos de acuerdo”.

Y llegó la votación de las listas

Antes del proceso democrático de votación, se pasó a la defensa de las dos candidaturas. La alternativa que tuve el honor de encabezar la defendimos Juan José Cánovas y yo mismo. Cánovas hizo alusión a la necesaria renovación generacional en IU, con nuevas prácticas, apelando a la unidad y a la democracia participativa en una IU renovada. Tras las palabras de Juan José, lo saludé en el escenario e inicié mi breve intervención. En la misma, expresé mi sincero deseo de que, una vez concluida la Asamblea, caminemos todos y todas codo con codo, unidos, por una Izquierda Unida fuerte, con la gente de la calle, pues IU debe dar respuestas contundentes a esta situación de crisis económica. Hice notar que quienes estábamos en la lista no buscamos nada, no anhelamos sillones. “Yo –espeté al auditorio- , que me inicié en la lucha a la edad de 20 años, en los movimientos sociales, me encuentro próximo a la jubilación laboral, por lo que poco puedo pretender por mi edad, sino arrimar el hombro y seguir trabajando por el proyecto con lealtad a la dirección actual y a su coordinador, como hasta ahora”. Por su parte, Pujante lamentó en su intervención que no hubiera sido posible confeccionar una lista única, pero desdramatizó el hecho de la existencia de dos candidaturas, considerando que esa situación era un síntoma de democracia. Hizo un llamamiento a la unidad, según lo expresado por “mi compañero y amigo Diego Jiménez (sic)”, y deseó que el proceso que se abre sea fructífero.

Resultado de la votación


Un total de 111 delegados y delegadas depositaron su voto, que se realizó, como marcan los estatutos, en secreto. El escrutinio arrojó el siguiente resultado: 72 votos para la candidatura encabezada por José A. Pujante, esto es, el 64,8% de los sufragios; 37 votos obtuvo la lista alternativa que yo encabezaba, esto es, el 33,6%, computándose, además, dos votos en blanco. La lista de Pujante obtuvo ocho delegados y delegadas, y la alternativa, cuatro. Los nombres electos son: José A. Pujante, Rocío Val, José María Ortega, Dolores Sánchez, Juan Jesús Gómez, Esther Herguedas, Roberto López y José L. Álvarez Castellanos, y, por la lista alternativa, Diego Jiménez, María Martínez “May”, José García y Nerea Martínez. Delegados y delegadas electos que se suman a las doce anteriores personas elegidas por las comarcas, a saber: José Abellán Carrasco, Ricardo García, Pedro Manuel Vaca, Trinidad Espinosa, Cayetano Jaime, Antonia Camacho, José Luís Fernández, Francisco Azorín, Josefa Pilar López, Pedro Marset, Carmen Sonia Martínez y Cayetano Salas.

Resolución de apoyo al Trasvase Tajo Segura


La Asamblea aprobó también, con un 90% de apoyos, una Resolución en defensa de la obra “ya consolidada y amortizada”, en palabras de su defensor, del Trasvase Tajo-Segura. Dicha resolución fue defendida por José María Ortega, miembro de la dirección regional de IU y concejal de IU en el municipio de Bullas.

2 comentarios:

Daniel Martinez dijo...

Yo también una crónica, aunque más corta. Saludos

joaquin navarro dijo...

Ánimo Diego, creo que tienes capacidad y ganas para formar parte de esta nueva etapa de IU y puedes aportar ideas interesantes (algo me has enseñado) para reconducir la situación delicada que atraviesa.