sábado, 13 de diciembre de 2008

LA JERARQUÍA CATÓLICA, PRESENTE EN UNA CEREMONIA CIVIL EN EL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS


En la carta que abajo reproduzco que me ha llegado a través de Alicia Poza, del STERM-La Intersindical y del Foro Ciudadano de Murcia, el presidente de Europa Laica, Francisco Delgado, pide explicaciones a Bono por la presencia de un prelado de la Iglesia Católica, en lugar preferente, entre las personas invitadas a los actos celebrados en el Congreso de los Diputados con ocasión del trigésimo aniversario del referéndum constitucional.


Europa Laica
C/ Seco, 3, escalera B, 5º, puerta 7. 28007 Madrid
http://www.europalaica.com/ Teléfono: 670556011


José Bono Martínez
Presidente del Congreso de los Diputados


Estimado señor:

El día 6 de diciembre, el Congreso de los Diputados realizó una ceremonia conmemorativa del trigésimo aniversario de la aprobación, en referéndum, de la Constitución española.

Las ciudadanas y los ciudadanos que pudimos seguir la ceremonia en los medios de comunicación pudimos observar, con gran sorpresa, que en el lugar que ocupaban las máximas autoridades del Estado (jefe del Estado, presidente de Gobierno, presidenta del Tribunal Constitucional, presidente del Tribunal Supremo, presidente del Congreso, presidente del Senado), se encontraba un prelado de la Iglesia Católica.

Ante nuestra sorpresa, queremos preguntarle en calidad de qué estaba aquel señor allí, situado en lugar preferente y no en el lugar de los invitados, entre el público asistente.

Una vez más, quienes no tienen ninguna creencia religiosa, quienes profesan otra religión o convicción y quienes siendo católicos entienden que ninguna confesión religiosa debe gozar de privilegio alguno, vemos atacado el principio de no confesionalidad del Estado, en el plano simbólico y protocolario, que es, por otra parte, el sentido que tienen este tipo de actos y ceremonias y en este caso en el lugar de la soberanía popular: el Congreso de los Diputados.

Las creencias personales de las autoridades del Estado, aunque sean muy respetables, no deben interferir en las tareas propias de su cargo, en privilegiar a ninguna confesión en un lugar y más en una fecha tan señalada para nuestra democracia.

Son numerosos las ciudadanas y ciudadanos que se han dirigido a nuestra organización para mostrarnos su pesar e irritación por esta lamentable imagen.

Le mostramos nuestra indignación, y le solicitamos las explicaciones pertinentes al respecto, comunicado que hacemos llegar, también, a los grupos parlamentarios.

Reciba un cordial saludo,


Francisco Delgado
Presidente de Europa Laica

Madrid, 9 de diciembre de 2009

4 comentarios:

Clares dijo...

Yo, la verdad, no sé cómo juzgar tal cosa. Por una parte, querría que las ceremonias civiles fueran civiles, neutras, sin señalar a ninguna creencia ni a ninguna confesión, pero por otra, a pesar de que mis creencias no son esas ni mucho menos, pienso que en este país hay muchos, quizás demasiados, fieles de esa religión, y al igual que se invita a los empresarios y otras instituciones, se puede invitar a los representantes de la religión, que digan lo que digan, es un simple poder temporal. Quizás tendrían que estar entre los invitados simplemente, o quizás habría que invitar a los representantes de otras confesiones, no sé. A ver si se abre debate y me explican el fondo de la cuestión con ideas más agudas. Debe de ser que hoy, como dicen mis alumnos, estoy empaná.

supersalvajuan dijo...

¿Qué esperaba del personal? Ese es el mismo Bono que se iba a dejar la política. Chao!!!

Mari Carmen dijo...

A mi no me extraña. Hay tantas concesiones a la Iglesia en este país, no importa el color del Gobierno, que esa es sólo un granito más.

Un abrazo :)

Diego Jiménez dijo...

Fuensanta, la Constitución Española, en su artículo 16.3 dice "Ninguna confesión tendrá carácter estatal.Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones". Es decir, tenemos un Estado aconfesional, que no laico. Pero, de la lectura de ese artículo se desprende que habría que invitar también a esas ceremonias a representantes de las comunidades judías y musulmanas,budistas... o a nadie.

Cierto, supersalvajuan, a Bono ya le conocemos su nada velada adscripción a la Iglesia Católica. De hecho, cuando gobernaba en Castilla-La Mancha, privilegió a la escuela privada confesional vía conciertos educativos.

Coincido contigo, Mari Carmen, que ésta es una muestra más de los privilegios que aún mantiene la Iglesia Católica en España. Institución que, además, se atreve a mediatizar la labor legislativa y de gobierno, sacando a las gentes a la calle para defender sus tesis más retrógadas en torno a la familia, el aborto, etc. Recordemos la pasada, y reciente, manifestación multitudinaria en la Plaza de Colón de Madrid.

Saludos a todas y todos, y gracias por comentar esta noticia y abrir el debate.