martes, 16 de febrero de 2010

De vértigo: Un paseo por el "Camino del Rey"




(Información proporcionada por Yahoo)

El pasado domingo moría un joven escalador suizo en el desfiladero de los Gaitanes en Álora, Málaga. El fallecido intentaba acceder al cañón conocido como 'El Caminito del Rey' junto con sus compañeros cuando se precipitó a una caída fatal de seis metros. Se convirtió así en la sexta víctima mortal en doce años de la pista de montaña más peligrosa de España que, pese a estar prohibida al público, nunca ha dejado de atraer a temerarios.

El Caminito del Rey tiene más de 100 años, mide tres kilómetros y en algunos tramos tiene menos de un metro de ancho. Fue completado en 1905 como un camino de servicio a las obras hidráulicas del Salto del Gaitanejo y del Salto del Chorro. En 1921 lo visitó Alfonso XIII, de ahí su nombre popular.
Pero actualmente se encuentra en un estado ruinoso. Las pasarelas se abren sin barandilla directamente al vacío. Dos accidentes mortales llevaron a la Junta de Andalucía a cerrarlo en 2000, aunque su 'leyenda negra' ha seguido atrayendo a excursionistas. Los que lo conocen no menosprecian el riesgo. Como confiesan los bomberos en el vídeo anterior, durante el rescate temieron que la estructura entera se vinera abajo.

Sin embargo, el potencial de atracción fatal del Caminito del Rey no hubiera pasado de ser local de no ser por Internet. Propensos al vértigo, absteneos:

.
La atracción fatal de 'El Caminito del Rey'mar feb 16 17:32 .

El pasado domingo moría un joven escalador suizo en el desfiladero de los Gaitanes en Álora, Málaga. El fallecido intentaba acceder al cañón conocido como 'El Caminito del Rey' junto con sus compañeros cuando se precipitó a una caída fatal de seis metros. Se convirtió así en la sexta víctima mortal en doce años de la pista de montaña más peligrosa de España que, pese a estar prohibida al público, nunca ha dejado de atraer a temerarios.

Muere un senderista suizo en el desfiladero ... en Yahoo! Vídeo

El Caminito del Rey tiene más de 100 años, mide tres kilómetros y en algunos tramos tiene menos de un metro de ancho. Fue completado en 1905 como un camino de servicio a las obras hidráulicas del Salto del Gaitanejo y del Salto del Chorro. En 1921 lo visitó Alfonso XIII, de ahí su nombre popular.
Pero actualmente se encuentra en un estado ruinoso. Las pasarelas se abren sin barandilla directamente al vacío. Dos accidentes mortales llevaron a la Junta de Andalucía a cerrarlo en 2000, aunque su 'leyenda negra' ha seguido atrayendo a excursionistas. Los que lo conocen no menosprecian el riesgo. Como confiesan los bomberos en el vídeo anterior, durante el rescate temieron que la estructura entera se vinera abajo.

Sin embargo, el potencial de atracción fatal del Caminito del Rey no hubiera pasado de ser local de no ser por Internet. Propensos al vértigo, abstenerse:

Este vídeo ha tenido más de 42 millones de visitas en Youtube desde 2008. En él, un escalador anónimo recorre el Caminito del Rey con una agilidad gatuna. La vista subjetiva de su cámara nos descubre la belleza sobrecogedora del desfiladero mientras el protagonista avanza sobre precipicios vertiginosos, caminando a veces sólo por vigas oxidadas de pocos centímetros de grosor.

La proeza de este individuo no sólo ha generado admiradores, sino también imitadores que viajan al desfiladero de los Gaitanes para intentar grabar y colgar en Internet su propio parcour. Pero la pericia montañera del original no justifica la imprudencia de hacer parecer el Caminito mucho menos peligroso de lo que en realidad es. Como si fuera, en realidad, poco más que una montaña rusa.

Málaga sacó a concurso un proyecto de rehabilitación integral del Caminito del Rey el año pasado, con objetivo de hacerlo transitable de nuevo con garantías de seguridad para los montañeros. Hasta entonces, sin embargo, seguirá ejerciendo una atracción que puede resultar fatal incluso los más expertos y preparados.

4 comentarios:

L3óN dijo...

Fantástico el paseo!

supersalvajuan dijo...

Me abstengo.

Clares dijo...

¡Qué barbaridad! Con cámara y mochila, y no despacio precisamente. Sólo le faltaba estar borracho. Es impresionante. Yo no lo haría. A Fernando ni se lo digo, porque le puede dar un ataque al corazón sólo con el vídeo, que tiene mucho vértigo. Un abrazo, Diego.

Diego Jiménez dijo...

Yo también le tengo pánico a las alturas. Sin embargo -es curioso- me apetecería aprender a pilotar un avión. Y no descarto -si alguna vez dispongo de medios económicos- sacarme el título de piloto.