miércoles, 7 de enero de 2009

La comunidad musulmana de Murcia expresó su rechazo contundente al asedio israelí a la Franja de Gaza










Las fuertes críticas a Israel, EE UU y Egipto y la quema de banderas norteamericana e israelí destacaron en la protesta.

Diego Jiménez/Murcia.- Botellas que simulaban misiles, cajas fúnebres paseadas entre el público –una de ellas, haciendo alusión al “entierro” de la ONU-, muñecos que recordaban a los niños y niñas heridos o muertos en la masacre de Gaza, muchos gritos, e indignación y rabia nada contenidas fueron el marco de la protesta que organizada, una vez más, por la Asociación de Solidaridad con el Pueblo Palestino tuvo lugar en la tarde del día 6 de enero en Murcia, acto al que se sumaron cerca de mil personas, predominantemente musulmanas, destacando la presencia activa de la mujer árabe en el mismo.

Durante más de una hora, las personas concentradas, que contaron con el apoyo de militantes y simpatizantes de IURM y PSRM-PSOE, del Foro Social y Foro Ciudadano de Murcia, así como de ONG y asociaciones de solidaridad, exhibían multitud de pancartas y carteles con leyendas tales como “¿Cuándo van los gobernantes árabes a romper el silencio?”, “Israel trae al mundo destrucción y terrorismo”, “Todos somos palestinos”…junto a la pancarta central que, como en el día anterior, hacía una explícita condena de la agresión israelí y pedía la paz y una Palestina libre. Como elemento anecdótico a destacar, la presencia de zapatos pisando las banderas israelí y norteamericana. En el momento en que las distintas personas que actuaron de oradores tomaron la palabra, la tensión fue creciendo y grupos de jóvenes procedieron a la quema de esas banderas.

Portavoces de la denuncia

Una vez más, Pedro Marset, ex diputado del Parlamento Europeo por IU y presidente de la Asociación de Solidaridad con el Pueblo Palestino convocante del acto, tomó la palabra para pedir el fin del genocidio en Gaza y la ruptura de las relaciones comerciales de la UE y España con Israel mientras este país no acate la legalidad internacional. Pedro dio a conocer, así mismo, la postura de denuncia de la Asociación Americana de Juristas que piden “un cese inmediato de la violencia en Gaza y que se decrete un inmediato alto el fuego”. La AAJ exige, además, a Israel “que cumpla sus obligaciones como fuerza ocupante según disponen las Convenciones de Ginebra y otros instrumentos internacionales y tome las medidas necesarias para garantizar que la ayuda humanitaria y médica llegue a Gaza”, reiterando que “para poner fin al conflicto y llegar a una paz duradera en la región es imprescindible la retirada inmediata de las fuerzas israelíes de los territorios palestinos ocupados en 1967, incluyendo Jerusalén Este, el desmantelamiento de todos los asentamientos implantados en territorio palestino y el cese inmediato de los asesinatos y ejecuciones sumarias”.

El profesor de la Universidad de Murcia Paco Torres Monreal dio lectura a la carta que le envió al poeta Tahar Bekri, residente en París, expresándole su solidaridad con la masacre, y la respuesta de este escritor en la que, entre otras cosas, le expresa literalmente: “Lo que está pasando en Palestina no concierne solamente a los árabes, es algo que debe interpelar a la conciencia universal”, pues, afirma, “¿en nombre de qué principios se puede justificar la barbarie, las masacres, los bombardeos, la destrucción?”, recordando que estas acciones provienen “de los mismos que tan hondamente sufrieron la violencia de la Historia y de la imbecilidad humana que me deja sin palabras”.

Por su parte, Manoli Sevilla, responsable de cultura de IURM y directora del grupo teatral “Edmundo Chacour”, leyó un bello poema de denuncia de este poeta árabe, tras lo cual el ciudadano palestino Jalil, residente en Murcia, anunció la convocatoria de próximas protestas en esta ciudad para los días 13 y 17 de este mes, con lo que se cerró la concentración, que contó, además, con intervenciones espontáneas de ciudadanos árabes presentes en la misma.

7 comentarios:

supersalvajuan dijo...

Lo de quemar banderas no me parece bien. Nunca.

Clares dijo...

A mí no es que me parezca bien ni mal, al fin y al cabo es un trozo de trapo. Sólo me parece un poco violento en su simbolismo, pero nada más. Lo que no me gusta es que, si admitimos que la bandera representa a una comunidad total, es como decir que los quemarías a todos, pero que como no puedes, quemas el trapo que los representa.
Las fotos, amigo Diego, son estupendas. Estás en todas.
Esto no sé qué solución va a tener, pero si sigue así, va a ser la culminación de un genocidio lento y programado, con este golpe de violencia último. ¿Nadie puede pararlos?

Cristian dijo...

la quema de la bandera es algo simbolico solamente, hay que entender la impotencia que sufren.

Buen trabajo compañero.
Saludos

Cuadernos keynesianos dijo...

Como siempre, Diego, magnífica crónica. Ahora nos falta hablar del silencio o ambigüedades de nuestros líderes mundiales, que nos hacen a todos cómplices de este genocidio.

Un saludo

Diego Jiménez dijo...

Yo no aplaudo la decisión de quemar la bandera de una país, que al fin y al cabo representa a toda la población del mismo, que nos siempre está en sintonía con la política ejercida por sus gobernantes. De hecho, la pasada manifestación contra la guerra habida en Tel Aviv congregó, según medios de prensa, a más de 100.000 personas. Y en EE UU no es la primera vez que se registran manifestaciones ciudadanas de protesta contra la política exterior del gobierno USA. Pero creo, como Cristian, que la indignación y la desesperación llevan a eso.
En relación con vuestras dudas sobre la evolución del proceso, parece que algo se está moviendo: la propuesta de paz de Mubarak y Sarkozy parece que tiene visos de que pueda ser aceptada tanto por Hamas como por Israel. Parece que la respuesta contundente de la ciudadanía ante tal estado de cosas ha servido para algo. En fin, esperomos acontecimientos.
Gracias a todas y todos por vuestras reflexiones.
Un abrazo, amigas y amigos.

alfonso dijo...

a mi me da igual lo de las banderas, lo importante (estoy conb
Clares)¿como lo paramos?.
ahora deja de ser cabecera de noticias y siguen matando a gente
un horror

Antonio dijo...

Que con más de 700 personas asesinadas haya gente que considere grave que se queme la bandera del ocupante, es lo que a mi me parece preocupante. ¿Se habrían preocupado igualmente si la bandera quemada hubiese sido la de la Alemania nazi o la de la Sudáfrica del apartheid?

Me parece un gesto simbólico perfectamente entendible e incluso asumible. No hay que olvidar que a estas alturas España aún no ha reconocido a Palestina como país, y sigue reconociendo a Israel como tal, y además como "país amigo". A mi me parecen escalofriantes esas declaraciones de complicidad de Zapatero, aunque luego las intente ponderar con una imagen de falsa equidistancia.