jueves, 10 de febrero de 2011

Demandan al presidente de Murcia, Ramón Luís Valcárcel, por su acusación a la izquierda de la agresión al consejero de Cultura y Turismo, Pedro Alberto Cruz

Las personas demandantes solicitan que se excuse por tal comportamiento y piden la cantidad de 6.000 euros por los daños y perjuicios ocasionados, incluidos daños morales, que, de ser obtenidos, entregarán a familias necesitadas afectadas por las hipotecas.

Diego Jiménez/Murcia.- Un grupo de personas de distintas organizaciones de la izquierda de Murcia han presentado una demanda judicial contra Ramón Luis Valcárcel, como presidente del PP murciano, y contra el propio PP en relación a las acusaciones públicas en las que se responsabilizaba a la izquierda de la agresión al consejero de Cultura, Pedro Alberto Cruz.
Los demandantes, tras recoger las múltiples referencias que se hicieron los días posteriores a la agresión al consejero por Valcárcel y otros portavoces del PP a través de diversos medios de comunicación, responsabilizando a la “izquierda poliédrica” (a la que también calificó el presidente de “vil, canalla y cobarde”) como “inductora” de este acto violento, consideran estas acusaciones injuriosas y lesivas para su dignidad, fama y propia estima, que amparan las leyes, y por tanto una intromisión ilegítima en su derecho al honor, que piden se restablezca.

Solicitan, así mismo, que el presidente regional murciano “se excuse” ante los demandantes por tal comportamiento, y piden la cantidad de 6.000 euros por los daños y perjuicios ocasionados, incluidos daños morales, que adelantan que, de ser obtenidos, entregarán a familias necesitadas afectadas por las hipotecas.

También piden que se obligue a la publicación o divulgación de la retractación y la excusa a los que suscriben, a costa del demandado, en los medios de comunicación en los que fueron expresadas. Para ello solicitan al juzgado la comparecencia de los demandados en un acto de conciliación.

Entienden los demandantes que uno de los límites de la libertad plena que defienden para el debate político democrático es la acusación directa de la comisión de actos delictivos del todo rechazables, como es la agresión física de que fue objeto el consejero de Cultura y Turismo. Ese límite fue excedido con las graves acusaciones por las que se criminalizaba a la izquierda al menos de la autoría intelectual cuando no de la propia agresión.

Exponen los demandantes que no hay que ver en esta acción legal un intento de judicializar el debate político, sino un “claro rechazo a que todo esté permitido”, incluyendo la “injuriosa atribución de la comisión de actos delictivos” a una importante parte de la sociedad murciana que se identifica y se considera de izquierda, y que está amparada por el Estado de Derecho.

2 comentarios:

///Esfera Comunista\\\ dijo...

Este hombre no se va a rectificar de lo dicho y viendo como es la justicia murciana esto se va a quedar en una anécdota.

Diego J. dijo...

Estamos de acuerdo, pero la demanda puede servir para que, al menos mediáticamente, propaguemos la idea de que, como se dice en el propio texto, "no todo está permitido". Y lo importante es desterrar, así mismo, la imagen de impunidad de que se rodean algunos políticos de la derecha.

Un saludo