jueves, 24 de septiembre de 2009

MENSAJES DE ALERTA POR EL CLIMA


Más de doscientas personas apoyaron la denuncia “Stop CO2”, el pasado lunes día 21 en la murciana plaza del Cardenal Belluga.

Diego Jiménez/Murcia.-
En la víspera de la reunión de líderes mundiales que se inició el pasado martes en la ONU, y ante la prevista Cumbre sobre el Clima que va a tener lugar a partir del día 7 de diciembre en Copenhague, más de doscientas personas se reunieron el pasado lunes, día 21 de septiembre, frente a la catedral de Murcia para lanzar un llamamiento simbólico de socorro a los líderes mundiales sobre el preocupante tema del cambio climático.

A las diez de la noche, las luces de la catedral y las de la plaza del Cardenal Belluga se apagaron para dar paso sólo a las de los móviles de las personas asistentes a la protesta, que dibujaron sobre el suelo el eslogan “Stop CO2”.

Durante el día, Avaaz, organización convocante del evento, junto con colectivos como WWF, Intermón Oxfam, Greenpeace y otros, habían sugerido a la población el envío masivo de mensajes a los dirigentes del Gobierno español, en protesta por el incumplimiento por nuestro país de las estipulaciones del Protocolo de Kioto.

En 2012, como es sabido, se cumple el plazo dado por ese Protocolo para que los países signatarios del mismo se comprometiesen a reducir sus emisiones de CO2 a la atmósfera, responsables directas del efecto invernadero. Concretamente, España se comprometía, en virtud de dicho acuerdo, a aumentar como máximo sus emisiones hasta el 2012 un 15% respecto de los niveles de 1990. Pero, en realidad, las emisiones de estos gases han crecido en nuestro país, en este periodo, por encima del 45% respecto de ese año de referencia.

El problema es serio. Por ello, países de economía emergente, como China, y otros como EE UU, la mayor potencia mundial en emisiones contaminantes, han expresado tibiamente en la ONU su deseo de arbitrar soluciones para atajar el fenómeno. Pero la acción de denuncia del pasado día, una más de las más de 2.300 acciones celebradas simultáneamente en 130 países de todo el mundo, expresa el escepticismo de la población ante la inacción de las grandes potencias sobre el tema y es, por tanto, un aldabonazo en las conciencias de los líderes mundiales para que en Copenhague den pasos efectivos para la solución de este problema.

2 comentarios:

Clares dijo...

Recibí alguna información, pero no tenia muy claro qué había que hacer. A mí me gustan mucho las acciones múltiples y colectivas, como apagar todas las luces a una hora determinada y en un día determinado. Si lo hiciéramos muchos a la vez, sería efectivo como toque de atención. Lo que pasa es que no mucha gente lo hace. Lo que está claro es que vamos a un desastre si esto no cambia,

Diego Jiménez dijo...

Esto es sólo una acción simbólica inicial. La auténtica presión deberíamos hacerla cuando se produzca la Cumbre de Copenhague, en diciembre.

Saludos