martes, 20 de mayo de 2008

EUROPA SE BLINDA


(Publicado en LA OPINIÓN/ 20-05-2008)


Jesús Hidalgo, miembro del Sindicato Obrero Inmigrante y del colectivo ‘Queda la Palabra’, inició el pasado 1 de mayo una huelga de hambre y sed ante la sede de la Subdelegación del Gobierno de Jaén para llamar la atención sobre la evidente falta de derechos humanos que se ceba sobre la población inmigrante. Tras quince días sin alimento y líquidos, su estado de salud se deteriora gravemente. El pasado día 14 dictó a un compañero del colectivo una larga carta de apoyo a la huelga de los “sin papeles” que ha sido secundada por 33 temporeros inmigrantes de Jaén. La carta, de la que he extractado algunos párrafos y corregido ciertas cuestiones de estilo, dice así:

“Sigo en huelga de hambre y sed y estoy dispuesto a morir con tal de que se haga Justicia. Es un engaño que la Subdelegación del Gobierno de Jaén pida que deje la huelga sin que yo sepa los resultados de lo que pido, no hay compromiso y no tienen interés en hacer nada. Es más, están cerrados al diálogo. Unos políticos que ni siquiera saben dialogar no se merecen estar como representantes del pueblo” […] “Este año, 33 compañeros temporeros "sin papeles" decidieron en asamblea horizontal y por consenso ponerse en huelga indefinida de trabajo y ejercer su derecho a la concentración pacífica, reconocidos ambos por el Tribunal Constitucional, exigiendo condiciones dignas para todos los inmigrantes en la campaña de la aceituna y un estatus de igualdad con el resto de los ciudadanos. Es decir, “papeles”. Es la primera huelga de los “sin papeles de Europa”. Ellos son los que recogen con abusos y sufrimientos los alimentos que están en nuestra mesa, como el maldito aceite de oliva […]. Eran los esclavos del siglo XIX, hasta que decidieron manifestarse públicamente, a la luz del día, exigiendo igualdad, porque se sienten dignos de los Derechos reconocidos por la Declaración Universal de Derechos Humanos que España ratificó y a la que se deben someter la Constitución y las leyes […] Mirad, la Ley de Extranjería es ilegal y, por mucho que pretenda nuestro gobierno actual cumplir la Ley, lo que hace es incumplir la citada Declaración Universal de los Derechos Humanos, por lo que cada uno de los artículos de esta ley caerá ante la evidencia de que una persona es libre, y nada podrá detenerla salvo las ayudas en origen para saldar la deuda histórica que España y Europa tienen con África y América Latina”.

Mientras nuestro compatriota Jesús se debate voluntariamente, por dignidad y coherencia, entre la vida y la muerte, en la Unión Europea se discute estos días la Directiva de Retorno, que habrá de ratificar próximamente el Parlamento Europeo, para endurecer las condiciones de la estancia temporal de los inmigrantes sin papeles en esas cárceles que llaman eufemísticamente “Centros de Internamiento”. Se prevé expulsar a unos ocho millones de ellos. Recientemente conocimos la disparatada pretensión de alargar esa estancia temporal, previa a los trámites de repatriación a sus países de origen, hasta los 18 meses. La UE ha optado por el criterio de primar la seguridad que impulsan Nicolas Sarkozy y Silvio Berlusconi. España, donde el tiempo máximo de detención es hoy de 40 días, apoya la Directiva, porque la inmigración se ha convertido en un asunto cada vez más serio y busca el respaldo de la UE. En cambio, los socialistas franceses están en contra. La propuesta de Directiva prevé incluso la detención inmediata de menores no acompañados y la prohibición de su entrada en Europa durante los próximos cinco años.

La hipócrita apelación a los peligros de la inmigración, que tanto rédito electoral ha aportado a Sarkozy, Berlusconi (el primer ministro italiano acaba de expulsar a más de 300 gitanos rumanos, desatando con ello severas críticas por su xenofobia y racismo nada disimulados) e incluso a Rajoy, coexiste con la necesidad del Occidente rico de una mano de obra que se prefiere en situación de semiesclavitud. La hambruna recorre el planeta. Guerras y miseria extrema impulsan a millones de desesperados a huir del horror. Pero Europa se blinda y mira hacia otro lado.


Diego Jiménez didac_mur@yahoo.es

3 comentarios:

salvajuan fernandez dijo...

Europa se berlusconiza. Tiempo al tiempo.

ernesto51 dijo...

Dersgraciadamente siempre los ricos han temido a los desprotegidos, y hoy más que nunca somos nuevos ricos.
Y con una carga hipócrita enorme, no queremos ver a los inmigrantes, pero si utilizarlos como esclavos. Que pena de sociedad

Saludos y enhorabuena por tratar temas espinosos.

Clares dijo...

Verdaderamente Europa es rica, y España, con toda su crisis, también. Se nota en que olvida sus tiempos de pobreza y de emigración. Libres nos veamos de la alpargata que llega a zapato... Incluso de aquellos que no han tenido nunca ni alpargatas y ahora llevan borceguíes. Yo creí que Europa sería bastión de valores y cada día es más una empresa multinacional.