viernes, 10 de marzo de 2017

Homenaje al maestro republicano José Castaño, en su centenario

Autoridades civiles, familiares, compañeros y compañeras del colegio que lleva su nombre, alumnas y alumnos y una representación de la Asociación de la Memoria Histórica de Murcia acompañaron a este maestro vocacional ejemplar.

Diego Jiménez/Murcia.- El pasado día 9 de marzo había sido elegido por la comunidad educativa como el día de protesta, a nivel estatal, contra el deterioro e intentos de privatización de la enseñanza pública. Pero esa fecha coincidía con el cumpleaños de un maestro ejemplar, José Castaño Sandoval, que  el pasado jueves alcanzaba los cien años de edad. Ese detalle no podía pasar inadvertido al claustro de profesoras y profesores, personal de administración y servicios y alumnado del colegio que lleva su nombre en el murciano barrio de San Antón, por lo que con motivo de esa efeméride se le organizó un homenaje coincidente con el inicio de una semana de actividades culturales en el centro.


José Castaño pronunció unas palabras de agradecimiento

 El maestro José Castaño ha venido ejerciendo, tras su jubilación en 1984, su labor educativa altruista y desinteresada -sólo interrumpida, más reciente pero esporádicamente, por los achaques propios de la edad- primero en el colegio público Mariano Aroca, posteriormente en el García Alix y, a partir de 1990, en el colegio en el que se le ha homenajeado,  escenario de una jornada  muy emotiva.

Víctima de la represión franquista

José Castaño nació en Melilla el 9 de marzo de 1917, pero se trasladó a Murcia a los 14 años de edad, cursando los estudios de bachillerato y posteriormente de Magisterio por el Plan Profesional de 1931. Realizó sus primeras prácticas de maestro, el 1 de enero de 1938, en el colegio de la Plaza de la Paja del murciano barrio del Carmen, colaborando, además, desde muy joven, en la creación de las colonias escolares.

Miembro muy activo de la FUE y de las Juventudes del partido Unión Republicana, a los dos meses de empezar a trabajar hubo de marchar al frente de guerra, en la batalla de Teruel. Al concluir ésta, un Consejo de Guerra sumarísimo lo condena a 30 años de reclusión mayor por el delito de auxilio a la rebelión (fórmula utilizada por los tribunales militares franquistas) pasando, a partir de ese momento, por la prisión central de Totana y la prisión provincial de Murcia, lugar de hacinamiento calculado para unos 300 presos y presas pero que, en un momento determinado, llegó a albergar hasta 4.000 personas.

En 1941 se le concede la libertad provisional, pero su depuración del Magisterio llega hasta 1975, año en que reingresó en el Cuerpo.

Acto institucional

En los accesos al lugar del homenaje, sobre una mesa figuraban placas de reconocimiento firmadas por entidades y asociaciones, no faltando las de la Asociación de la Memoria Histórica de Cartagena y la de la Asociación de la Memoria Histórica de Murcia, ésta última reconociendo su aportación a la defensa de la Escuela Pública  y de los valores democráticos.

Entre el público asistente, además de profesorado del centro, alumnado, familiares, amigos y amigas se encontraba también el también centenario José Fuentes Yepes, que compartió prisión con el homenajeado. 

El acto institucional en sí comenzó con una mesa en la que, junto al homenajeado, se encontraban el alcalde de Murcia, José Ballesta; el exdirector del centro, Juan Valverde; el actual director, Juan Talaya; el director general de Recursos Humanos de la Consejería de Educación, Enrique Ujaldón; el rector de la Universidad de Murcia (UMU) José Orihuela, y el decano de la Facultad de Educación, Antonio de Pro Bueno.


Firmando en el Libro de Oro de la UMU

Todas las personas de la mesa se refirieron a la importante y dilatada trayectoria de este maestro republicano, aunque fue la intervención del exdirector del colegio, Juan Valverde, la que resaltó más nítidamente sus cualidades de defensor de las ideas del republicanismo, de los derechos humanos, de la Cultura y de su dedicación a la enseñanza de que hizo gala en estos años este maestro. Contrastaba esta reflexión de Valverde con la presencia del alcalde de Murcia que en ningún momento quiso hacer referencia al pasado republicano del homenajeado y que, en su municipio, viene haciendo caso omiso a la aplicación de la Ley de Memoria Histórica, hecho que puede comprobarse con la dilación que sufren los trabajos de la Comisión del Callejero, del que hay que depurar no menos de ochenta denominaciones que tienen que ver con el periodo franquista.

Llamativa fue también la cita del director de Recursos Humanos, Enrique Ujaldón, a su pasado como alumno de la Escuela pública y a la puesta en valor de ésta, cuando es notorio que la política que viene aplicando la Consejería de quien depende se orienta en sentido contrario.

Por otra parte, el rector de la UMU invitó al maestro homenajeado a firmar en el Libro de Oro de esta institución docente, la tercera  firma, según dijo, tras la del actual monarca y la del joven que, recientemente, ha obtenido el número 1 en las pruebas del MIR a nivel estatal.

Reconocimiento de la Asociación de la Memoria Histórica

Pero si hemos de registrar un momento de especial emoción por parte de este maestro homenajeado fue con el reconocimiento que le tributó la Asociación de la Memoria Histórica de Murcia, detalle que, curiosamente, ha sido obviado por la prensa regional.  

Benigno Polo, maestro jubilado, en representación de esta Asociación, se dirigió tanto a éste como al alumnado que se situaba en el patio resaltando el valor de la Educación y de contar con un buen maestro como Castaño. 


Benigno Polo, en representación de la Asociación de Memoria Histórica de Murcia (MHMU), le hizo entrega de una placa

Posteriormente, la entrega de un ramo de flores con los colores de la bandera republicana y de la placa antes citada precedió a otro momento que, posteriormente, hemos sabido que fue especialmente emotivo para el homenajeado: Rufino Garrido, en nombre también de la Asociación,  hizo entrega a Castaño de una copia de su expediente personal, que obra en el Archivo General de la Región de Murcia, en que constan, entre otras, las circunstancias de su juicio sumarísimo en 1939, su condena a cárcel y su puesta en libertad a los dos años de su condena.


Rufino Garrido, también en representación de MHMU, le hizo entrega de una copia de su expediente de condena a la cárcel

Otros actos del homenaje

El homenaje contó con otras actividades, como la representación de un romance y canciones alusivas a la figura de este maestro, representadas por el alumnado del centro, la actuación de la tuna de la Facultad de Educación y la plantación de un árbol en el patio del colegio, con lo que concluyó una jornada que, con seguridad, será inolvidable para este maestro ejemplar que, en muchos momentos, se mostró visiblemente emocionado.