jueves, 14 de enero de 2010

INVITACIÓN A LA REBELDÍA



INVITACIÓN A LA REBELDÍA

(Artículo publicado en LA OPINIÓN de Murcia. 14-01-10)


En demasiadas ocasiones, las posturas disidentes con la actual deriva de la situación política y económica mundial protagonizadas por colectivos más o menos minoritarios de la sociedad civil han merecido de los medios de comunicación el calificativo de “grupos antisistema” aplicado a sus actores, término que contiene, en sí mismo, un cariz peyorativo y que trata de descalificar a quienes, con su actitud, tratan de alertar de la imposibilidad de mantener, por un día más, un sistema económico mundial responsable del hambre, la miseria y la desigualdad social para amplias capas de la población del planeta. Por ello, es saludable comprobar que la misma denuncia emane, si no de la acción directa, sí de la pluma de personas nada sospechosas de radicalidad pero que, por su prestigio y trayectoria, se erigen en un referente moral a tener muy en cuenta. Es el caso de Federico Mayor Zaragoza, prestigioso político español que, entre otros cargos, desde 1987 a 1999, fue Director General de la UNESCO, y del cual me han llegado estas reflexiones, en forma de artículo que, con el título, “Alerta: hay que evitar la segunda ola”, reproduzco literalmente en algunos de sus párrafos:


<< Si se acepta que los financieros se conviertan de nuevo en los amos del mundo, la economía especulativa virtual volverá a hacer estragos. Y llegará la segunda ola más pronto de lo que pensamos. Los paraísos fiscales siguen repletos, inaccesibles, intocables.
Les han “rescatado” […] pero la economía virtual es de tal magnitud y el poder financiero tan fuera de escala, que si no se toman medidas drásticas puede verse afectado el destino común de la Humanidad […]. Parecen no darse cuenta de que se trata de un cambio sistémico y no de ciertas “reparaciones” en el capitalismo que ha desembocado en la gravísima situación actual. Es ridículo que estemos discutiendo días y días para que, por fin, como un gran éxito, la Unión Europea aporte para hacer frente al cambio climático la misma cantidad que se invierte en armas en sólo tres días actualmente.
Los Estados Unidos de Norteamérica, en el año 2007, invirtieron más de 800 mil millones de dólares en gastos militares. Luego igual cantidad para el “rescate” de los bancos de economía especulativa […]. Es apremiante, pues, que los Estados impongan la supresión de los paraísos fiscales; que, al menos parcialmente, se reduzca la economía especulativa y se amplíe la producción y el consumo en amplios sectores de la población mediante un plan global de desarrollo sostenible, con fuertes inversiones en energías renovables, en producción de alimentos y agua, en salud, en transporte eléctrico, en la protección del medio ambiente, en viviendas ecológicas… Al desarme nuclear, tan bien liderado por el Presidente Obama, deberá unirse la rápida reducción de los arsenales militares […]. Tenemos el conocimiento, la tecnología y los medios para hacer frente a los grandes desafíos. Pero necesitamos un marco ético jurídico a escala supranacional que tenga la autoridad y los recursos para poner orden en tantos desmanes actuales […]. Unas Naciones Unidas reforzadas deben incluir plenamente a la Organización Mundial del Comercio, al Banco Mundial y al Fondo Monetario Internacional, y sustituir a los “globalizadores” de los G-7, G-8, G-20… que tantos perjuicios han causado. Exijamos el cambio. Y estemos alerta porque la segunda ola, si les dejamos hacer, podría irrumpir de nuevo en nuestras vidas, aumentando todavía los actuales desgarros sociales. El momento de la gran movilización virtual y real ha llegado. Es intolerable que un grupo de plutócratas atenten gravemente contra el destino de la humanidad en su conjunto. El momento de la revuelta de la sociedad civil no puede demorarse. Debemos fijar una fecha no lejana para que sean millones los ciudadanos que, a través de los medios informáticos de comunicación, a través de manifestaciones y actos de la más diversa índole, levanten la voz, pacífica pero firmemente.
Se cumpliría así el inicio de la Carta de las Naciones Unidas: “Nosotros, los pueblos.”>>.

2 comentarios:

supersalvajuan dijo...

Los pueblos ya no son lo que eran. El puto pensamiento único...

Clares dijo...

¿Le escucharà alguien? Estas son las Casandras, que avisan y avisan, porque las ven venir, nadie les hace caso, y luego encontramos el desastre. ¿Cómo se lleva a cabo la rebeldía en este caso?