lunes, 24 de agosto de 2009

DE NUEVO EN INAZARES


Este verano me he vuelto a “perder” durante la primera quincena de agosto en la aldea de Inazares (Moratalla), situada al pie del Macizo de Revolcadores y a 1.350 metros de altitud, un lugar con especial encanto. Esta población, a poco más de una hora de la saturada y abigarrada Murcia, nos invita al solaz, a la conversación, a la reposada lectura, en contacto estrecho con una Naturaleza virgen en la que, aún, nos es dado contemplar el majestuoso vuelo del águila culebrera, el planear a gran altura del buitre leonado, el susurro del viento sobre las cimas de las montañas que la rodean, la maravilla del universo estrellado en sus limpias noches… En suma, la paz y la tranquilidad que presiden este singular paraje.

Mención especial para su rica gastronomía: en Inazares podrás degustar el buen embutido del campo de San Juan y la delicia para el paladar que supone un buen asado de cordero segureño.

Pero lo mejor de Inazares son sus gentes, sencillas, afables y siempre dispuestas a la conversación con los visitantes. Este verano han adelantado las fiestas que los escasos 30 vecinos y vecinas que pueblan el lugar dedican a su Santo Patrón, San Nicolás. Gastronomía, juegos populares, una procesión con el Santo y la Virgen y la música de las cuadrillas han sido sus actos más destacados durante el primer fin de semana de agosto. Y la visita del humorista “Eugenio”, que sorprendió a sus vecinos y vecinas con un repertorio de sus chistes…

El tiempo parece detenerse en lugares como éste. Afortunadamente, nos queda Inazares.

6 comentarios:

alfonso dijo...

me encanta ese sitio,¿no te queda hueco en la maleta para llevarme la proxima vez que vayas?

BERNABÉ. dijo...

Soy un enamorado del paisaje y territorio llamado "Murcia, tierradentro". Moratalla es lo más bonito y auténtico -en zona de interior- que nos queda. He pasado muy buenos momentos en Inazares, El Moral, Cañada de la Cruz, El Entredicho, Los Odres...

Efectivamente, Don Manuel, lo mejor es lo que usted ha dicho. Yo, cuando visito algún lugar, me intereso (sobre todo) por tres cosas: la gastronomía, el paisaje y el paisanaje. La historia del sitio ya la puedo estudiar después en casa, pero vivir intensamente las sensaciones que producen esas tres cosas no se pueden disfrutar a distancia. En concreto, el "síndrome de Sthendal" no puede conmigo.

Saludos republicanos y feliz retorno.

Clares dijo...

Qué sitio más precioso, Diego. Con razón te refugias allí para el descanso. Yo he estado dos meses en el campo de Ulea, que no es tan verde ni tan fresco, y encima con seis o siete vecinos solo, pero he descansado mucho, vuelvo renovada.

Rosa Cáceres dijo...

Mi primer destino de profesora fue Caravaca de la Cruz, no estará muy lejos de Inazares, me imagino un lugar así y me encanta.
Mi pequeño paraíso es el Puerto de Mazarrón.Pero conozco algún pueblo de montaña y he experimentado la paz que en ellos se respira.

Diego Jiménez dijo...

Inazares está a unos 25 km. de Barranda y ésta a unos 14 de Caravaca. En total, de Murcia a esa pedanía, unos 110 km. En poco más de una hora nos es dado pasar del caos circulatorio a la más absoluta paz y tranquilidad que sólo en un pueblo de montaña podemos disfurtar.

Culturajos dijo...

Diego, qué importantes son esos lugares. Yo, que me hice hijo de Cañada de la Cruz, me considero un afortunado. Aquello es otra vida, puede que la verdadera.

Salud.