martes, 21 de julio de 2009

A mis amigos de Zincsa


(Artículo publicado en LA OPINIÓN de Murcia. 21-o7-2009)

Quiero dedicar estas líneas a unos héroes, que aunque no hayan ocupado titulares de prensa y no estén en las pantallas del cine o en las de los juegos de nuestros adolescentes creo que se merecen ese calificativo: me refiero a esos nueve esforzados trabajadores de la clausurada factoría cartagenera de Española del Zinc (ZINCSA), que, durante veintinueve días (con sus correspondientes noches), han mantenido un encierro en la catedral de Murcia en demanda de algo tan elemental y justo como su derecho constitucional a un puesto de trabajo. Veintinueve días con la duda permanente de saber si su postura de fuerza -motivada por su situación de paro forzoso, en un conflicto laboral al que calificaron como el más largo de España y que se eternizaba demasiado, sin que nadie (empresa y administraciones) aportara soluciones- iba a servir para algo. Veintinueve días alejados de sus seres queridos, teniendo únicamente por compañía la oscuridad tenebrosa de la catedral, cuando las puertas del templo se cerraban a cal y canto cada tarde. Las mismas tinieblas que, con seguridad, anidarían en sus mentes muchos de esos días de encierro, antes de recibir la compañía animosa, estimulante y reconfortante del amigo y compañero Cristóbal Crespo, sin el que, con seguridad, los ánimos y las ganas de perseverar en su postura hubieran flaqueado en más de una ocasión. Veintinueve días de zozobra y de angustia, pero también de momentos gratos, cuando comprobaron que la palabra solidaridad, ese vocablo denostado por muchos y olvidado por tantos, se materializaba en esas visitas esporádicas de gentes que les querían aupar más en su gesta.

Quise conocer a esos héroes en persona. Y acudí una mañana a su encierro, provisto de mi cámara y mi bloc de notas, para inmortalizar, en una humilde crónica destinada a mi blog personal y a otros medios digitales con los que colaboro, la gesta de estos compañeros valientes, luchadores y perseverantes.¡Ojalá les hubiera conocido antes! Esa mañana estuve con ellos dos horas escasas, pero les aseguro que, aun no habiendo consignado sus nombres en mi agenda ni en mi lista del teléfono móvil, de aquel contacto ha quedado una amistad, producto de la admiración que sentí ante su gesto, una actitud que está sirviendo de ejemplo para otros muchos trabajadores, como los de la empresa ‘Bolidén’, en Sevilla, afectados, como mis amigos de ZINCSA, de eso que llaman Expediente de Regulación de Empleo (ERE).

Estuve con mis amigos de ZINCSA también la tarde en que me comunicaron que se había producido un principio de acuerdo con la Consejería de Empresa, acuerdo que daría alas al proyecto de construcción de una planta de paneles solares fotovoltaicos en Los Camachos (Cartagena) y abriría el camino, en el futuro, al desarrollo de la Ciudad del Zinc en esos mismos terrenos. Viví con ellos la alegría del momento, mezclada con unas cervezas, en la Plaza de la Cruz. El fin del encierro se materializaría al día siguiente. Tras recoger sus mochilas, acompañados de sus esposas y seres queridos, rodeados de sus amigos y con la presencia de los líderes sindicales y políticos, dejaron la catedral. Pude comprobar la emoción contenida en sus rostros, la ilusión por la nueva etapa laboral que se les abría. Pero, sobre todo, pude ver en esos rostros la imagen de unos héroes a los que la sociedad murciana, en general, no les prodigó el reconocimiento que se merecen por esos días de gesta. El mío y el de tantos y tantos amigos y compañeros del Foro Social, de los sindicatos y de los grupos políticos que les han apoyado lo tienen, por descontado. Les quiero enviar, desde aquí, un fuerte y emocionado abrazo a mis amigos de Zincsa.

4 comentarios:

Clares dijo...

Sí que me parece heroico, amigo Diego, en los tiempos que corren. Y coronados con éxito. No siempre es el caso. Mis felicitaciones y mi admiración también.
Estoy en el campo y hoy he venido a Murcia ocasionalmente. Por eso estoy algo alejada de los blogs amigos. Como estoy bien localizable, si os apetece podéis hacernos una visita, por la noche, que hace mucho fresquico. Llamaré a Pepe H. un día de estos, a ver si os animáis. Un beso a los dos.

alfonso dijo...

mis felicitaciones tambien a ellos por poder seguir teniendo trabajo
un abrazo

Diego Jiménez dijo...

Aunque nos vamos, a partir del 31, unos días a Inazares, te agradezco la invitación. Lo he hablado con Mari Carmen y no descartamos, si hacemos un hueco, esa visita. Gracias, amiga Fuensanta. Un beso.

Anónimo dijo...

1. ¿Porqué nadie habla de una condición que puso Quorum Capital para hacerse cargo de los terrenos de Zincsa y que consistía que les tenían que entregar la parcela descontaminada, no demolida que también?
Actualmente Zincsa ha presentado un informe de riesgos, elaborado por una empresa de Barcelona, en el que se dice “la situación de contaminación del suelo y subsuelo de la parcela, incluyendo las balsas de Jarositas, no presentan riesgo actual ni futuro para las personas”. En todo caso, añade, será necesario mover a sitio adecuado unos 20.000 m3 ligeramente afectados por diversos contaminantes. Metales pesados añado yo.
¿Alguien se cree eso? Los responsables de medio ambiente de la Comunidad y del Ayto de Cartagena ¿Se lo creen?.¿Se lo cree Quorum que es quien tiene que pagarle a Zincsa y luego vender las casas que construya?. ¿Se lo creen los futuros habitantes? ¿Se lo creen los cartageneros en general?
¿Porqué existe tamaña discrepancia, en cantidades y concentraciones de contaminantes ente este último informe y los muy exhaustivos realizado en 2005, por encargo de Zincsa, por AG Ambiental del grupo Hera?. ¿Que intereses existen para que la empresa actúe así y se arriesgue a que las autoridades les anulen sus planes?. ¿Intentan evitar los costes de descontaminación? ¿Con connivencias? ¿Sin ellas? ¿Que opinará Quorum?. ¿Huele a pelotazo?. ¿Recordamos que existe una fiscalía medio ambiental?